Acercamiento a Maréchal

SYLVAIN MARECHAL

Bajo mi punto de vista, encontrar referentes del movimiento libertario, explicitado como tal, anteriores a 1872 (fecha del Congreso de St. Imier) es harto aventurado, cuando no peligroso. No obstante, pesan mucho las consideraciones que, por ejemplo, a propósito del caso que nos ocupa, Sylvain Maréchal, hicieran en su día el mismo Kropotkin o Max Nettlau. Para el primero, el francés sería el único referente ácrata cuya acción política puede considerarse como tal durante el periodo de la Revolución francesa.

Sea como fuere, a Maréchal se le conoce, principalmente, por su trabajo en pro de una sociedad laica, alejada también de conceptos sacralizados, y por su férrea oposición a cualquier poder instituido e instituyente. En ese sentido, y como una consecuencia de lo anterior, es más que interesante -a la par que polémica- su idea (votada en el parlamento “revolucionario” francés) de formar una legión de tiranicidas capaz de poner en jaque a las distintas autocracias de la época.

Nos encontramos, pues, ante una figura polémica, raramente conocida en el contexto del anarquismo ibérico, que anticipa algunos debates sostenidos con especial crudeza en el seno del anarquismo durante buena parte de los siglos XIX y XX (especialmente, el de la utilidad/oportunidad del magnicidio). El libelo de Piedra Papel Libros, editado cuidadosamente pero al que no le hubiera sobrado una pequeña introducción al texto, toma como base un artículo de Erwan (militante de la Federación Anarquista Francesa) que ya fue publicado en su día por la cabecera Tierra y Libertad, y que, no cabe duda, puede servir de excelente acicate para conocer la vida y obra del revolucionario francés.

Salvador Ortiz

Fuente: http://www.portaloaca.com/opinion/11462-acercamiento-a-marechal.html

Reseña de “El espíritu corporativo”

Captura de pantalla 2016-02-10 18.45.12

La editorial independiente Piedra Papel Libros publicaba en el año 2014 un magnífico ensayo del escritor anarcoindividualista francés Georges Palante bajo el título El espíritu corporativo. Este texto, editado en formato fanzine y traducido por Canek Sánchez Guevara, presenta un análisis y crítica sobre los orígenes de lo que hoy conocemos como corporativismo. El autor explora este concepto a través del estudio de la conciencia individual y colectiva, así como los diferentes comportamientos humanos en función de la pertenencia o no a un grupo.

Esta idea de la conciencia colectiva y su crítica desde “la mayoría nunca tiene la razón” es examinada en obras como Un enemigo del pueblo de Henrik Ibsen o los estudios sobre masa y élite de Ortega y Gasset en España invertebrada. Tiene también su reflejo en la pieza teatral de Unamuno La esfinge y conecta directamente con Historia de un alemán de Sebastian Haffner donde colectividad y camaradería se asocian al nacimiento y germen del nazismo.

La función original de la palabra corporativismo hace referencia a la existencia de una solidaridad entre miembros de un mismo grupo profesional como bien señala el autor. Sin embargo hoy en día este espíritu corporativo toma una acepción negativa tras el intento (por parte de la directiva de grandes corporaciones) de expandirse entre todos los trabajadores de una misma empresa y así mitigar los efectos negativos derivados de las pésimas condiciones contractuales y salariales de los pertenecientes al precariado en contraposición a las altas retribuciones de los componentes de la generación del baby boom que ocupan cargos en esas mismas empresas.

Estas teorías corporativistas y demás estupideces de motivación del empleado (misión-visión, enseñanza de valores de cultura empresarial) fueron ideadas en escuelas de negocios de todo el mundo pensadas para estimular e impulsar el ánimo de los trabajadores mientras la política de empresa se resumía en presionar los salarios a la baja y aplicar el despido libre.

El texto finaliza señalando los perjuicios derivados de la sumisión del individuo a la resignación moral del grupo,  todo un canto al individualismo y al libre pensamiento “donde reside el verdadero ideal moral“.

Fuente: http://www.nolensvolens.es/el-espiritu-corporativo/

Reseña de “No hay nada que huya”

2

El poeta malagueño Sergio R. Franco ha elaborado una atinada reseña de No hay nada que huya, poemario de Joaquín Fabrellas que inauguró nuestra colección de poesía, Caja de Formas.

La reseña ha sido publicada en la revista Paraíso, pero puede leerse en el blog del autor, Lo bello y lo difícil.

Aquí tenéis el enlace:

http://lobelloylodificil.blogspot.com.es/2015/12/fabrellas-joaquin-2014-no-hay-nada-que.html

Reseña “Ciencia ficción radical”

fanzine-ciencia-ficción-radical-1024x768

Foto: Nolens Volens

La editorial independiente Piedra Papel Libros publicaba en abril de este año Ciencia ficción radical, “un paseo no sistemático por algunas de las mejores obras del género escritas en lengua inglesa” de Millie, un artículo presentado previamente en el número 36 de la revista Ekintza Zuzena y ahora rescatado en formato fanzine.

Este interesante texto explora las tendencias libertarias de obras pertenecientes al género de ciencia ficción, una categoría que en principio puede parecer separada de la temática política o social al ser vinculada a los campos de la imaginería fantástica: aliens, robots, androides, cíborg, descubrimientos científicos, terror, mutaciones, extrañas civilizaciones… Nada más lejos de la realidad, ya que las tres obras más conocidas que casi a cualquier lector sonarán, 1984 de George Orwell, Fahrenheit 451 de Rad Bradbury o Un mundo feliz de Aldous Huxley son tres destacadas distopías escritas con el objetivo de mostrar una clara crítica de la sociedad real como así confirma este texto.

El autor comienza con una breve introducción sobre las primeras obras de este género destinado a orientar al lector no especializado: Jonathan Swift, Mary Shelley, Jules Verne o H.G. Wells encabezan una atractiva lista de autores (principalmente de lengua inglesa) que parte de los siglos XVIII, XIX pasando por los inicios de los movimientos contraculturales de los años sesenta hasta la actualidad. El texto expone una interesante selección de obras de temática abiertamente anarquista, novelas con perspectiva de género que presentan planteamientos claramente antipatriarcales y textos de carácter insurreccional.

Este fanzine puede leerse como un principio, una guía para iniciarse en lo que el autor denomina de forma muy acertada ciencia ficción radical.

Fuente: http://www.nolensvolens.es/fanzine-ciencia-ficcion-radical/

Reseña de “No hay nada que huya” en revista Literaturas.com

Captura de pantalla 2015-02-02 14.47.30

Una apuesta por la desmaterialización del “yo” es lo que marca las piezas de No hay nada que huya. Joaquín Fabrellas busca una disolución de la identidad que se funde con el entorno natural dentro de un marco trascendente (“falta la coordinación de alma / y cuerpo y sangre que escapa sin nexos”). Ahí se reafirma la soledad, el aislamiento del resto de personas, pues “nadie comprendía a los árboles”. En efecto, esa posición del “yo” le lleva a apartarse de la sociedad. Sin embargo, percibe esa separación con dolor y tristeza, aunque la trascendencia puede conseguir una nueva vinculación con ella. Todo ello hace posible que se trate de una obra rica en paradojas sobre la existencia, la no existencia y la desaparición, pues ese anhelo de intangibilidad le lleva a proclamar que “ahora soy unidad con el humo”.

El escritor compone los poemas, que raramente superan la docena de versos, con un lenguaje preciso, que busca armarse de símbolos y de figuras recurrentes (cenizas, pájaros, árboles). En ocasiones, las palabras aparecen extraídas de sus oraciones, y se exponen como una sucesión de sintagmas que pretenden volcar un pensamiento discontinuo, construido con revelaciones de conciencia.

Sobresale, a pesar de todo, un poema de 40 versos, mucho más extenso de lo habitual, que contrasta igualmente en el tono aunque parte del mismo núcleo conceptual que el resto de textos del volumen. Ubicado en una sección propia y exclusiva, “Hicieron la casa con todo lo que sobraba de nosotros” recoge el afán de desintegración en la naturaleza y el canto ecológico con un espléndido trabajo con la intensidad del poema.

Afirmación de trascendencia, pues, más que búsqueda de revelación, a través de un lenguaje sintético, constituye, en definitiva, la columna vertebral del cuarto poemario de Joaquín Fabrellas.

Alberto García-Teresa

Fuente original: http://www.literaturas.info/Revista/2015/01/no-hay-nada-que-huya/

Reseña de “El orden reina en Berlín” publicada en Culturamas

el orden reina en Berlín

Es la madrugada del 15 de enero, y en Berlín el termómetro no supera los cero grados desde hace días. A pesar del frío y de lo avanzado de la noche, varios automóviles se detienen frente al número 53 de la calle Mannheimer. Los soldados que bajan de su interior entran en el edificio y sacan a rastras a dos hombres y una mujer. Los detenidos enseñan documentación falsa, pero un confidente los identifica como Karl Liebnecht, Wilham Pieck y Rosa Luxemburgo. El Gobierno, en manos del partido socialdemócrata, no se conformará con haber aplastado el levantamiento en el que los espartaquistas habían tenido un papel decisivo. En las semanas siguientes se llevarán a cabo cientos de detenciones y ejecuciones a manos del Estado. La contrarrevolución necesita sangre.

Los tres detenidos son conducidos al hotel Eden, donde les obligan a prestar declaración en medio de los golpes y las torturas que les infligen los soldados. El primero en salir es Karl Liebnecht, que es derribado a culatazos y obligado a subir a un coche. A pocos kilómetros de allí, será arrastrado fuera del automóvil y ejecutado de un tiro por la espalda. Rosa Luxemburgo será la siguiente. El coche que transporta a Liebnecht acaba de arrancar cuando la militante espartaquista es sacada por la fuerza del hotel. Delante de la puerta la espera Runge, el soldado que ha recibido la orden de ejecutarla. Golpe tras golpe, Runge destroza el cráneo de Luxemburgo con la culata de su fusil, pero ni siquiera eso consigue matarla. Cansado del espectáculo, el teniente Vogel le pega un tiro de gracia y ordena que se arroje su cuerpo al canal. El cadáver no será encontrado hasta varios meses más tarde, en mayo de ese mismo año.

Al día siguiente, el fallecimiento de Liebnecht y Luxemburgo aparecerá en toda la prensa, pero su muerte no era ninguna sorpresa. Desde el fracaso del levantamiento en noviembre, las calles de Berlín se habían llenado con carteles en los que se podía leer: “Si quieres tener pan, trabajo y paz, mata a Liebnecht y Rosa Luxemburgo”. Además, los propios dirigentes socialdemócratas no habían dudado en echar mano de voluntarios de extrema derecha –los Freikorps- para perseguir a las cabezas visibles del levantamiento. Sin embargo, Luxemburgo no se plantea abandonar el país. La última noche de su vida, con el cerco echado sobre el 53 de la calle Manheimer, la pasará escribiendo un último texto, “El orden reina en Berlín”. Consciente de que la situación es crítica, en el libelo aprovecha para hacer un alegato en favor de la revolución. Para ella, el fracaso del levantamiento de noviembre no es sino otra muestra de que la insurrección está destinada a triunfar: “La revolución es la única forma de guerra en la que la victoria final solo puede ser preparada a través de una serie de derrotas”. La insurrección debe continuar a pesar de todo. Su peor enemigo es la propia inacción de las masas, la parálisis de los que deberían llevarla a cabo: “hay una ley vital interna de la revolución que dice que nunca hay que pararse, sumirse en la inacción, en la pasividad, después de haber dado un primer paso hacia delante. La mejor defensa es el ataque.”

De esta forma, con “El orden reina en Berlín” vuelve sobre lo que había sido un eje vertebrador de su pensamiento: el intento de superar la parálisis en la que caían las teorías socialistas cuando eran enfrentadas con la práctica. La propuesta de Luxemburgo parte de la necesidad de superar las discusiones teóricas acerca de si se daban o no las condiciones para que se produjese la revolución o sobre la forma en que esta debía llevarse a cabo. Lo importante es poner en marcha un movimiento que utilice la acción directa como estrategia política y que rechace la integración en las instituciones del sistema. No importa que los medios que se utilicen para ello sean legales o ilegales, porque para Rosa Luxemburgo esa distinción es solo una estrategia del poder para criminalizar a los movimientos populares. Tampoco es necesario esperar a que se den unas determinadas condiciones como que se cree una conciencia de clase o que los obreros se doten de unas estructuras organizativas propias. Para Luxemburgo, la conciencia de clase no es algo previo a la lucha, sino algo que surge en el transcurso de ella,  y la distinción entre organización y espontaneidad carece de importancia: una y otra no son más que momentos diferentes de un mismo proceso revolucionario.

Esta necesidad de superar la parálisis en la que caen con frecuencia las ideologías socialistas cuando se ven enfrentadas a una movilización popular es sin duda uno de los aspectos más actuales del pensamiento de Rosa Luxemburgo. Su propuesta de un movimiento basado en la acción directa y en permanente construcción es hoy más vigente que nunca, cuando los partidos políticos y los sindicatos convencionales parecen incapaces de canalizar la protesta política y cuando son los movimientos asamblearios los encargados de generar alternativas. La necesidad de recurrir a experiencias pasadas para evitar la parálisis y la inacción en la que pueden caer estos movimientos hace que la revisión de textos como “El orden reina en Berlín” sea una tarea prioritaria. Con la reedición a muy bajo coste de textos clásicos de autores como Rosa Luxemburgo o Andreu Nin, la joven editorial de libros, libelos y fanzines Piedra Papel Libros aborda una tarea compleja y arriesgada, pero necesaria para replantear el estado actual de las cosas y generar alternativas. Al fin y al cabo, como en noviembre de 1919, los poderosos también se jactan ahora del orden impuesto en Berlín. Lo que no saben es que, como entonces, quizá también la insurrección aguarda su momento entre las sombras.

Layla Martínez

http://www.culturamas.es/blog/2013/11/07/el-orden-reina-en-berlin-de-rosa-luxemburgo/

—–

El orden reina en Berlín

Rosa Luxemburgo

Piedra Papel Libros, 2013

20 pp, 2 €