«Necesitamos de la historia […] de otra manera a como la necesita el holgazán mimado en los jardines del saber»

El orden reina en Berlín, escrito por Rosa Luxemburgo unas horas antes de ser asesinada, fue el primer folleto que editamos, hace ya seis años. Este año esperamos publicar otro texto sobre la Alemania del periodo de entre guerras.

Nunca pensamos que la urgencia del momento nos animaría a publicar textos sobre este periodo con la intención de remover preguntas; preguntas que, eso sí, esperamos sean enfrentadas sin el afán de erudición vacía con el que -pensamos- demasiados lectores afrontamos el tema.

Nietzsche decía que «Necesitamos de la historia, pero la necesitamos de otra manera a como la necesita el holgazán mimado en los jardines del saber» y creo que, a día de hoy, la necesidad aprieta. De nada vale replicar errores ni privarnos del análisis de cada experiencia histórica.

De hecho, hay muchas lecturas de El orden reina en Berlín. Una de ellas, quizá la que nos llevó a editar este pequeño texto, es la que pone encima de la mesa lo inevitable de la experiencia del fracaso en toda lucha social, en todo conflicto de largo recorrido. Eso sí, lo que para Rosa Luxemburgo resultaba imperdonable era la falta de análisis posterior.

Quizá por eso nos sigue pareciendo más que necesaria la edición de textos que aborden el análisis de las luchas sociales históricas desde enfoques que superen lo meramente descriptivo. Es más, creemos que de poco vale publicar esos textos si luego no los interrogamos a conciencia.

Piedra Papel Libros publica ‘Gustave Courbet. Una pintura de clase’

Tal y como anunciamos hace unas semanas, Piedra Papel Libros publica Gustave Courbet. Una pintura de clase, de Martín Paradelo, octavo título de nuestra Serie Transhistorias.

A partir de hoy ya está disponible para venta directa y distribución. Como siempre, atendemos pedidos sin gastos de envío a través de nuestro mail: piedrapapellibros@gmail.com (se puede pagar por transferencia o vía PayPal). En breve estará también a la venta en nuestra red de puntos de venta.

Aquí os dejamos algunos datos de la presente edición:

Título: Gustave Courbet. Una pintura de clase
Autor: Martín Paradelo
ISBN: 978-84-949597-0-7
Serie Transhistorias, nº 8
Cubierta: Rústica mate.
Alzado: Fresado.
Medidas: 170 mm x 116 mm
Páginas: 72
Precio: 5.5€
2019

La sombra de Gustave Courbet sigue planeando sobre buena parte de la historiografía bienpensante. Artista revolucionario, pintor realista comprometido sin ambages con la Comuna de París, su quehacer creativo —al servicio de la causa de los explotados, de los marginados, de los trabajadores— siempre ha resultado incómodo para los artífices del canon de la historia del arte. Si unos le atribuyen poca solvencia intelectual y otros reducen su papel a mero cronista de la rebelión del lumpen, en este pequeño ensayo Martín Paradelo da cuenta de la singularidad, y radicalidad, de la propuesta estética del pintor francés, enraizada en las corrientes de pensamiento libertarias que alboreaban en su tiempo.

Paradelo Núñez, Martín (Barco de Valdeorras, Ourense, 1981) es doctor en Historia del Arte por la Universidad de Santiago de Compostela con la tesis La representación de los espacios suburbanos en el cine ficcional europeo tras la caída del Muro de Berlín.  Autor de los ensayos Con sumo control. Deseo, consumo, control, dominación (Piedra Papel Libros, 2015) y La imagen en el retrovisor (Ellago Ediciones, 2015). Ha prologado ediciones de obras de Margareth Rago o Joseph Déjacque. También ha publicado diversos artículos en la revista de pensamiento libertario Estudios, de la que ha sido miembro de su Consejo de Redacción. Su último artículo, publicado junto a Carlos Criado en la revista Crítica Urbana, es Herramientas políticas de control urbano.

Los servicios secretos franquistas en ‘El eco de las muletas…’ de Dani Capmany

En El eco de las muletas. Una aproximación a Manuel Escorza del Val, de Dani Capmany, también se trata el tema de los servicios secretos franquistas. En concreto, hay un capítulo dedicado al Servicios de Información de la Frontera Nordeste de España (SIFNE), que estuvo activo desde septiembre del 1936 hasta febrero de 1938.

Detrás de este servicio de información estaba Josep Bertran i Musitu, ministro de Gracia y Justicia (1922), militante de primera hora de la Lliga Regionalista y abogado tras la proclamación de la II República. También fue uno de los financiadores del SIFNE. Aquí se puede leer un artículo sobre su figura: http://www.elpuntavui.cat/article/706627.html

Otros dos notables financiadores del SIFNE fueron Juan March o el propio Francesc Cambó, y entre sus miembros destacaron Carlos Sentís, José Vergés, Eugeni d’Ors, Octavio Saltor, Carlos Rafael Marés, Miguel Mateu Pla. Entre sus informadores, muchos fueron antiguos somatenistas.

No obstante, quizá el agente más famoso del SIFNE, que -recordémoslo- era un servicio secreto de carácter civil, fue el escritor Josep Pla (más información sobre el asunto: https://elpais.com/…/2014/09/13/cata…/1410642648_499856.html).

El SIFNE tuvo su sede en un caserón situado en #Biarritz, en el País Vasco francés, apenas a 30 km de la frontera española. La Grande Frégate, que era como se llamaba la finca, fue un foco conspirativo de primer orden hasta mayo de 1937. Para este tema, os recomendamos la lectura de este post: http://detectiveferrer.blogspot.com/…/muy-pronto-los-pirata…

Según Pastor Petor, el SIFNE de Bertran i Musitu contó con ayuda técnica y material de servicios de inteligencia afines como la OVRA italiana, el PVDE portugués o incluso la Gestapo y Abwehr alemanas. En 1938 el SIFNE fue absorvido por el SIMP, a las órdenes de José Ungría.

Presentación de ‘El eco de las muletas…’ en la librería LaMalatesta (Madrid)

El día 13 presentamos El eco de las muletas. Una aproximación a Manuel Escorza del Val, de Dani Capmany, en la librería LaMalatesta (Madrid). Esta es la primera de las distintas presentaciones del libro que se están organizando en estos primeros meses del año.

«Manuel Escorza del Val es uno de esos personajes históricos maltratados y difamados por un interminable ejército de historiadores, periodistas y escritores aposentados sobre cómodos mitos revestidos de verdades. Y ello desde que estalló, aquel 19 de julio de 1936, esa gran revolución de signo libertario que buscaba transformar la sociedad de raíz, haciéndola más justa y libre. Quizá es por esto, por la defensa que el primero realizó de ese proceso revolucionario, por lo que muchos siguen empeñados en alimentar la leyenda negra que sigue oscureciendo al personaje, magnificando su participación en las tareas represivas durante los primeros meses de la Guerra Civil.

Lo cierto es que Manuel Escorza tuvo que lidiar con todo tipo de violencias: con la de los fascistas y emboscados tras la derrota del golpe, con la desatada por las potencias extranjeras y sus servicios de inteligencia, con la puesta en marcha por el resto de organizaciones de la retaguardia republicana y, por si fuera poco, con la “violencia amiga” de la militancia afín (cuando esta escapaba al control de las propias organizaciones libertarias). Y las enfrentó con inteligencia y dureza, en tanto que todas empujaban los hechos hacia un destino común: el fracaso de la Revolución social en marcha.

Pero Escorza fue mucho más que todo eso: propuso nuevos caminos, desbarató complots, fomentó pactos y alianzas, negoció la formación de gobiernos y no quitó la cara en la lucha, mucho más que política, que se estaba librando en las cloacas de la sociedad… Hablar de Escorza es, en definitiva, aproximarse a los servicios de inteligencia de la CNT-FAI durante la Guerra Civil Española».