Seis piezas de Pequeñas canciones para un circo mudo, de Ángel Rodríguez

Portada
*
El circo,
la vida.
El circo…
El circo soy yo.
*
Cuando la vi muerta,
no parecía tan bajita.
Quizá nos alargue la muerte.
*
Al trapecista le han cortado una pierna.
Mira la cuerda y tiende
su zapato en ella.
*
Cuando acaba la función,
los abalorios de la mujer serpiente
caen bajo la cama
como la piel del fracaso.
*
Si el amor cabe en estos cuerpos,
la esperanza también.
*
Aguantar como azada olvidada al sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.